Si, como aseguraba Musil, la cultura es lo que de entrañable hay en el ser humano, lo que pretende La Posibilidad es avanzar en la formulación de una metodología que permita generar contenidos que apoyen a la colectividad siguiendo los principios de la creatividad y el procomún.

Si el consumo ha de ser sostenible, y la banca cívica, entendemos que la implementación de sistemas en torno a la cultura no debe entenderse como una “industria”, sino más bien como un ejercicio natural que persiga el libre desarrollo de herramientas colectivas, contemporáneas y no convencionales, es decir, que persigan siempre resultados que sean puestos a prueba una y otra vez.

Queremos generar arquitecturas poéticas y políticas sensibles que nos permitan trascender lo individual y posicionarnos ética y estéticamente. Y no se nos ocurre una profesión mejor para lograrlo que la de mediadores culturales: los posibilitadores de la entelequia.